Granfutbol.com Fútbol

Líneas de presión en la defensa de zona, tácticas defensivas, posicionamiento defensivo zonal, estrategias para defender en zonas.

Fútbol

TÁCTICAS DEFENSIVAS - LÍNEAS DE PRESIÓN EN DEFENSA DE ZONA

En la defensa de zona, los defensores y los centrocampistas se organizan en dos líneas en dirección transversal al campo, formando así una línea defensiva y una línea de centrocampo, actuando ésta última como un "escudo exterior" para los defensas. Las líneas deben ser tan rectas como sea posible, aunque el primer defensa y, en algunos casos, el segundo, pueden acudir rápidamente a presionar al contrario que tiene el balón. Una línea recta de defensores puede prevenir espacios detrás de ellos debido a la regla del fuera de juego. Sin embargo, incluso en una defensa de zona, algunos contrarios (por ejemplo los que se mueven en espacios peligrosos) pueden ser marcados temporalmente. La ideología de la defensa hombre a hombre mantiene que casi todos los oponentes deben ser marcados todo el tiempo, aunque generalmente también consideran la zona y sitúan un líbero que tiene un papel libre en la defensa. En la práctica, sin embargo, toda defensa será una mezcla de defensa de zona y defensa hombre a hombre, aunque a menudo con fuertes desviaciones hacia una u otra.

El número de jugadores en las línea defensiva y de centrocampo depende de la formación utilizada. Algunas formaciones usan un centrocampista ancla para frenar los ataques entre ambas líneas. Los atacantes generalmente también juegan un papel en la presión a los defensores, de forma que tengan menos tiempo para encontrar buenas alternativas de pase.

Las líneas deben bascular de lado a lado dependiendo de dónde se encuentre el balón. Los terceros defensores deberían mantener una distancia apreciable entre ellos, según sea la distancia a la que están distribuidos los jugadores de ataque.

Consideraciones de profundidad

La distancia entre la línea defensiva y de centrocampo debe mantenerse constante en aproximadamente 15 metros. Sin embargo, la línea defensiva debe aumentar esta distancia cuando no hay presión sobre el oponente en posesión del balón. Cuando existe una fuerte presión sobre el oponente, la distancia puede reducirse por debajo de los 15 metros. También, cuando los contrarios se mueven en las cercanías del área de penalti, el equipo defensor se verá forzado a mover a sus centrocampistas a esas zonas.

Cuando está organizado, el equipo defensor no ofrecerá resistencia hasta que el equipo atacante haya avanzado a una cierta altura en el campo. La altura de presión, es decir, la profundidad a la que los centrocampistas y delanteros deberían empezar a defender, depende de muchos factores. Cuanta más presión, más se cansarán los jugadores, por lo que es necesario una buena resistencia física. En general, un equipo con mentalidad defensiva tiende a presionar más abajo, disminuyendo los riesgos defensivos ya que los oponentes tienen menos espacios; esto, sin embargo, también produce que tengan más campo que recorrer hasta la portería en caso de un robo de balón y posterior contraataque. La alternativa a este inconviente suele ser el balón largo.

Editor: GFDL, v.o., Granfutbol.com, 2007.



Mapa de sitio | Editor: Guillermo Pérez | Política de privacidad y cookies | Aviso legal | ©2014 Granfutbol.com