Granfutbol.com Fútbol

Defensa con posesión de balón en fútbol, despejar la pelota en largo, estrategia de retención en defensa, táctica defensiva mediente despejes.

Fútbol

TÁCTICAS DEFENSIVAS - DEFENSA CON POSESIÓN DE BALÓN

Cuando el defensa que tiene la posesión de balón sufre la presión de un contrario, a menudo cerca de su portería, normalmente se elige despejar el balón lo más lejos posible (y sin mucha precisión) para evitar la situación de peligro. Si la presión es muy fuerte y con evidente riesgo de perder el balón, lo mejor es despejar fuera de banda o a córner. El despeje en largo puede proporcionar tiempo a la defensa para organizarse, incluyendo adoptar la formación correcta y la altura de presión. Si el ataque se produce cerca del área de penalti, los defensores saldrán rápidamente hacia adelante y eso provocará que los delanteros se retiren para evitar el fuera de juego en el próximo movimiento. El despeje puede combinarse con un intento de pase largo o cambio de juego. Los jugadores que están adelantados y que sufren de fuerte presión puede en algunos casos combinar el despeje con un disparo a portería.

Un equipo compuesto de buenos pasadores y jugadores móviles con buena habilidad de posicionamiento puede evitar el despeje si su habilidad le permite hacer pases cortos y retener la posesión hasta que salgan de la situación difícil. Esta retención de balón puede considerarse una forma de defender a largo plazo, ya qye el equipo contrario no puede atacar cuando no tiene el balón. Con el balón, el equipo que aplica esta táctica puede simplemente pasarse el balón de unos a otros como en el estilo futbolístico de posesión pero con poca o ninguna intención de construir un ataque, disminuyendo así el riesgo de un robo de balón. El principal beneficio de esta táctica es que el equipo tiene un control completo sobre sus oponentes. Especialmente, si el equipo contrario juega a la presión, mantener la posesión en defensa les provocará un mayor cansancio. Sin embargo, es necesario tener una alta precisión en el pase para evitar perder el balón en una situación peligrosa. Esto estrecha la distancia entre el ataque, el centro del campo y la defensa. Así, si el contrario consigue la posesión, un balón largo podría abrir la defensa de forma efectiva. De forma similar, si es el ataque o el centro del campo el que necesita echarse atrás, el equipo tendrá pocas oportunidades de contraatacar incluso si roba pronto el balón.

Editor: GFDL, v.o., Granfutbol.com, 2007.



Mapa de sitio | Editor: Guillermo Pérez | Política de privacidad y cookies | Aviso legal | ©2007-2017 Granfutbol.com